Fibromialgia Grupo de Apoyo mensaje emergente Próximamente
Imprimir

Preguntas Frecuentes

Escrito por Santa Sofía.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE LA FIBROMIALGIA?

Hasta el momento no se conoce cuál puede ser la causa que desencadena la fibromialgia, sin embargo, si se sabe que ciertos eventos estresantes físicos o emocionales pueden originar o empeorar los síntomas relacionados con la fibromialgia. Entre estos factores se incluyen infecciones, cirugía mayor, accidentes y trauma emocional, en estos casos a nivel del sistema nervioso central existe una respuesta exagerada al estrés que puede desencadenar el resto de alteraciones que veremos a continuación.  También se  ha encontrado una predisposición genética en la fibromialgia, los familiares en primer grado tienen una posibilidad 8 veces mayor de desarrollar la enfermedad que el resto de la población.

Se considera que la fibromialgia es un desorden en el control del dolor a nivel del sistema nervioso central, conocido como sensibilización central , y se puede acompañar de otras enfermedades que comparten esta misma alteración como la migraña, el intestino irritable o el dolor de la articulación mandibular.

La sensibilización central se refiere a las alteraciones en el procesamiento del dolor a nivel del sistema nervioso central. La mejoría de los síntomas con algunos medicamentos antidepresivos demuestra que la alteración está en la producción de ciertas sustancias a nivel cerebral llamadas neurotransmisore s , en especial serotonina y catecolamina, que controlan el dolor, el sueño y el estado de ánimo.

El paciente con fibromialgia recibe un estímulo que puede ser calor, presión o corriente eléctrica y lo interpreta como dolor, lo que no ocurre en el resto de personas, esto se debe a un aumento en la sensibilidad de los receptores de dolor localizados en los tejidos superficiales como músculos, tendones y articulaciones.

En condiciones normales el sistema nervioso central tiene un mecanismo propio que se encarga de bloquear la transmisión de estímulos dolorosos, llamado el sistema analgésico endógeno , que funciona produciendo neurotransmisores que inhiben el dolor como el GABA, este sistema funciona de manera insuficiente en la persona con fibromialgia. Por lo tanto, no bloquea eficientemente ni los estímulos dolorosos provenientes de los receptores de dolor.

Los factores emocionales (ansiedad, depresión) y los pensamientos  negativosa cerca de la enfermedad también afectan la respuesta a nivel del sistema nervioso central, aumentando la activación cerebral cuando se presentan estímulos dolorosos.

Todos los mecanismos anteriormente mencionados pueden desencadenar un proceso de “envejecimiento” precoz a nivel cerebral que podría aumentar los síntomas de pérdida de memoria o problemas de concentración.

Los trastornos del sueño alteran la liberación de neurotransmisores inhibitorios de dolor a nivel del sistema nervioso central, por esto se ha considerado que los problemas del sueño son más una causa que un síntoma en las personas con fibromialgia, y se relacionan ampliamente con las alteraciones en el estado de ánimo, especialmente los síntomas depresivos.

Las personas con trastorno del sueño, dificultad para dormirse, despertarse frecuentemente en la noche o sensación de levantarse en la mañana como si no hubiese dormido, tienen un riesgo 3 veces mayor de desarrollar fibromialgia, en mujeres mayores de 45 años este riesgo de duplica.

Otra alteración que se ha encontrado en el sistema nervioso es sobre el control de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo que puede originar palpitaciones y mareos con los cambios de posición, estos síntomas son mayores en los pacientes que no realizan actividad física frecuente .

Muchos pacientes con fibromialgia tienen zonas de espasmo muscular , dolor a nivel de tendones o artrosis asociada, lo que aumenta la cantidad de estímulos dolorosos que llegan al sistema nervioso central.

A nivel muscular el espasmo genera mayor espasmo, se disminuye la cantidad de sangre que llega al músculo para oxigenarlo y puede provocar rupturas microscópicas que empeoran el dolor y la inflamación locales.

En el músculo se ha encontrado disminución del colágeno, fundamental para el proceso de cicatrización, disminución de la cantidad de nutrientes que aportan energía y que originan fatiga.

Las posturas inadecuadas, el sedentarismo y la falta de periodos de reposo y relajación adecuados empeoran las alteraciones a nivel muscular.

Evelyn Colina Gallo

Médico Fisiatra

Hospital Santa Sofía